Estudiantes: El sesgo de publicación